Posted tagged ‘reunion’

Reunión de chicas

mayo 18, 2008

Ufff!, lo de hoy ha sido muy fuerte. Son las 4 de la mañana y todavía estoy alucinando. Vengo de casa de Raquel de la reunión de “tuppersex” y lo hemos pasado genial. La verdad es que en un principio se me hacía raro ser el único chico de la reunión, pero me lo he pasado estupendamente.

Hace unas semanas Raquel había planteado lo de la reunión de “tuppersex”, pero las chicas se mostraron algo reacias en un principio. Hace unos días por fin se pusieron de acuerdo entre Raquel, Inés, Sara e Irene, que es la que traía el género, y hoy habían quedado para cenar en casa de Raquel, que es la única que vive sola. Como estos días yo he estado mal de ánimo, Raquel me propuso asistir a la cena con ellas cuatro. A mí no me hacía mucha gracia asistir pero la verdad es que me picaba la curiosidad y además estaría entre amigas y estos días me hacía falta.

Yo he sido el primero en llegar a casa de Raquel para ayudarla con los preparativos de la cena. Posteriormente han ido llegando las chicas, incluida Irene con sus cajas de “artilugios”. Irene guardaba las cajas como oro en paño para que nadie viera nada hasta que terminásemos de cenar, así que hemos estado intrigados hasta el final.

La cena ha estado genial. Raquel y yo hemos preparado unas pizzas para chuparse los dedos. Además las hemos acompañado con cuatro botellas de vino Lambrusco que he llevado yo de mi casa. A las chicas les ha gustado mucho el vino y no ha sobrado ni una gota de las botellas.

Como podréis suponer, las chicas se han puesto “contentillas” con el vino y rápidamente yo he sido el centro de atención de la fiesta. Me he sentido hasta deseado entre cinco chicas que bromeaban acerca del sexo y de lo hartas que estaban de los supermachos de gimnasio que luego tienen la cabeza hueca.

sex shop

Cuando hemos terminado las cena, Raquel y yo hemos servido las copas y nos hemos sentado todos a ver el muestrario que traía Irene. Os podéis imaginar las risas viendo a Irene sacar penes de gran tamaño de esas cajas. Las chicas se han quedado prendadas de un pene negro de 30 centímetros e incluso Inés lo ha comprado. Otro artilugio que les ha gustado ha sido el de las bolas chinas y han comprado uno cada una. Las risas eran continuas y las chicas no dejaban de beber.

Lo más fuerte de la noche ha sido cuando Irene ha sacado los geles lubricantes y de masajes. Primero han empezado a untárselo por la espalda para probar sus propiedades. Os podéis imaginar como me he sentido yo al estar entre las cuatro chicas en sujetador untándose cremitas. Rápidamente, Raquel, que me ha visto un poco aislado, me ha propuesto participar y he estado dando masajes a las chicas. Raquel, que esta muy loca, mientras yo le estaba masajeando, se ha puesto a juguetear con Inés, que la tenía delante. Le ha untado gel por sus tetas y a Inés le ha hecho mucha gracia, porque se ha quitado el sujetador como si nada. Todos hemos flipado en colores y las chicas se han vuelto locas dando gritos.

Cuando yo pensaba que alguna de las chicas iba a poner algo de cordura en esta situación, Irene ha cogido y se ha quitado también el sujetador para que Sara le masajease por delante. Cuando me he querido dar cuenta las cuatro chicas estaban sin sujetador untandose aceite en la misma habitación y yo ahí alucinando y muriéndome de vergüenza. Por un momento he pensado que era invisible.La cosa no ha quedado ahí, porque Raquel, de nuevo, ha llevado la voz cantante y se ha quitado los pantalones, haciendo que todas las chicas hicieran lo mismo. Han empezado ha untarse aceite por las piernas unas a otras. Aquello era digno de cualquier película erótica pero no era ficción, era real.

Las chicas han subido de tono sus tocamientos y Raquel e Inés han comenzado a besarse en la boca y a tocarse de manera más explicita. Parecían dos posesas que habían perdido la vergüenza. Raquel ha comenzado a meterle la mano por la braguita a Inés y esta le ha correspondido haciendo lo mismo. Estaban masturbándose entre ellas y nos han dejado anodádados a las otras dos chicas y a mí. Sara e Irene no han ido a mayores y se han puesto sus camisetas pero a Raquel y a Inés no había quien les parase, parecía que estuvieran en celo. Raquel se ha levantado y ha cogido de la mano a Inés para llevarla a su habitación. Después han cerrado la puerta y los demás nos hemos quedado con cara de tontos.

Las otras dos chicas y yo nos hemos quedado bromeando sobre la situación y hemos recogido la casa. Después de un rato las chicas han salido de la habitación y nos han mirado con una sonrisa picarona. Creo que han debido pasar un buen rato allí dentro.

Tras haber recogido, Irene ha cobrado los artículos a las chicas y nos hemos ido. Todos estábamos un poco cortados por la situación pero he de reconocer que me he reído mucho y creo que las chicas han disfrutado. Espero que repitamos reunión.

Anuncios